10 errores que cometí en mi lactancia

Si no has leído los dos post que dediqué a hablar de las sombras de mi lactancia, te recomiendo que lo hagas antes de seguir leyendo… Aquí tenéis la parte 1 y la parte 2, más que nada porque así te pones en situación y entiendes de qué estoy hablando.

Bien, pues ahora que ya sabes mi experiencia con la lactancia, hoy quiero hablar de cuales creo que fueron los errores que cometí en su momento y que en su conjunto, contribuyeron a que  fracasara.

No me estoy fustigando porque me equivoqué o hice cosas que no tenía que haber hecho… Nooo basta de echarnos la culpa continuamente. En su momento, me castigué mucho y lo pasé muy mal, pero en aquellos momentos, con mis circunstancias, con mi borrachera de hormonas, lo hice lo mejor que supe, tomé las decisiones que creí más acertadas.  Y no creo que deba seguir castigándome toda la vida por ello. Pero tampoco me quiero quedar con mis circunstancias y no hacer nada más.  Se que cometí errores y bien cometidos están, porque los errores son aprendizajes, porque eso significa que estamos intentando las cosas, que estamos probando diferentes opciones, que queremos hacer las cosas bien… PERO, tienen que servirnos para aprender y para mejorar.

errores_lactancia

El otro día reflexionaba sobre la vulnerabilidad que tenemos la mujeres cuando nos enfrentamos a la maternidad por primera vez. Todo es nuevo, todo son inseguridades, miedos… Estoy convencida de que los segundos embarazos, partos, puerperios, lactancias… se viven de otra manera totalmente diferente. Y si hay alguna mamá en la sala que nos lo corrobore sería estupendo. Principalmente porque esos errores que cometes la primera vez, te hacen aprender, madurar, plantearte otras opciones, investigar, leer… en definitiva mejorar.

Con la perspectiva del tiempo, me he dado cuenta que durante mi lactancia cometí muchos errores, que quizás ahora no cometería. De ellos he aprendido mucho y que espero no volver a cometerlos si algún día tengo otro bebé.

En qué cosas creo que me equivoque??

  • TENÍA DEMASIADAS EXPECTATIVAS, y me explico. Creo que sí que tenemos que tener expectativas sobre nuestras lactancias y tener el convencimiento de que podemos lograrla, pero también hay que ser realistas. Por supuesto que creo que debemos confiar en nuestro cuerpo, en nuestro bebé. En que somos mamíferas y podemos amamantar, venimos preparadas para ello. Pero eso no significa que sea fácil. Hay muchas circunstancias que no vamos a poder controlar, principalmente y en su mayoría, derivadas por la atención que recibimos en nuestros partos. Porque venir preparadas por naturaleza venimos, igual que nuestras crías. De eso no hay duda. Yo estaba convencida de que iba a amamantar. No contemplaba otra opción. De hecho escribí un post cuando estaba embarazada y os contaba que no había comprado un solo biberón. No me planteaba otra posibilidad. Yo pensaba que era llegar y pum, mi bebé se engancha, todo de maravilla, si tengo algún problema, voy a un grupo de apoyo a tratar de solucionarlo y listo… Y no… yo no contemple muchas cosas, y no sabía entonces muchas de las cosas que se ahora.  No contemple que mi bebé venía con bajo peso y eso podía afectar al patrón de succión. No contemplé que mi parto fue  inducido y medicalizado y que también contribuyó, no contemplé mi estado emocional, mi explosión hormonal que me hizo dudar de  todo, no contemplé la importancia de las primeras horas… y todo esto, en su conjunto complicó las cosas. Repito que no son las causas directas del fracaso de la lactancia, ninguna causa por si misma te lleva a ello. Pero si todo son factores que influyen. Tenemos que confiar en nosotras, en nuestro cuerpo, en nuestra posibilidad de amamantar. Confiar en nuestro bebé, que viene preparado para ello. Intentarlo todo hasta que logremos lo que queremos, pedir ayuda, informarnos, leer, acudir a grupos de apoyo, contactar con otras mujeres con lactancias exitosas… Todo todo lo que podamos. Pero también creo que debemos estar preparadas por si algo no sale como esperamos porque si no, el sufrimiento es mayor, al menos es lo que yo viví. La lactancia materna es muy importante, es una cuestión de salud, es vínculo, es contacto… y hay que tratar de lograrla… pero no a costa de todo. Creo que hay una cosa que está por encima de todo y es que ha de ser PLACENTERA y tanto el bebé como la mamá tienen que estar bien.
  • NO ME CREÍ ESO DE LA CONFUSIÓN TETINA-PEZÓN. Sabes que esto puede pasar, pero bah! Eso les pasa a otros, por un biberón no pasa nada. Si!! Si que pasa!! Basta con que le metas a tu bebé una sola tetina de biberón o le des un chupete… para que se pueda producir esa confusión a la hora de succionar del pezón. Puede que alguien diga, pues yo le di un biberón y no pasó nada o le puse el chupete y tampoco… pues suerte que tuviste! Mi experiencia me dice que si se produce la confusión. Mi bebé entre el biberón, las pezoneras… tenía un cacao mental que nunca consiguió mamar directamente del pecho, y no fue porque no hubo intentos… No deis chupetes, no deis biberones. Lo ideal, en el caso de que tengamos que suplementar con leche por cualquier motivo, es hacerlo con un método respetuoso, ya sea con la técnica dedo-jeringa, con un vasito… Lo peor es que yo esto lo sabía… pero jamás pensé que pudiera pasarme a mí! Pero vaya si pasa!
  • NO PEDÍ LA AYUDA QUE REALMENTE NECESITABA. Siempre me ha costado pedir ayuda, para mí es un síntoma de vulnerabilidad y no me gusta sentirme vulnerable, pero en aquellos momentos lo era y necesitaba esa ayuda porque no podía con todo.. No os cueste pedir ayuda, de verdad! Si la necesitáis. Decirle a vuestras madres, suegras, vecinas, amigas… que os echen un cable con la comida, la limpieza…para vosotros poder dedicaros a vuestra pequeña, a la lactancia, a establecer el vinculo… todo eso que parece no importar, pero importa y mucho. Necesitamos tribu para criar.
  • NO ME EXTRAJE LECHE Y SUPLEMENTÉ CON LECHE DE FÓRMULA. Cuando sentí la necesidad de hacerlo, porque mis pechos estaban que iban a reventar, no me extraje leche. En el hospital no eran muy partidarias de que me sacara leche porque iba a estimular demasiado a mis pechos y el dolor sería peor, cuando lo que necesitaba era justo eso, vaciarlos, para darle la leche a mi pequeña. Porque, que mi bebé necesitaba suplemento y una ayuda para alimentarse era obvio, pero no una ayuda de fórmula, sino un suplemento con mi leche. Me tuve que extraer leche y dárselo con un método respetuoso y no pedir un biberón como hice. (era algo que me repetí hasta la saciedad que no iba a hacer… pero mira!). Si vuestro bebé necesita suplemento, que vuestra primera opción sea vuestra leche extraída. La leche de fórmula siempre como última opción y cuando no haya posibilidad ninguna de darle de tu leche.
  • NO INVITÉ A LAS VISITAS A QUE VINIERAN A MI CASA EN OTRO MOMENTO. Si, aunque pueda parecer muy estúpido por mi parte. Entiendo que todo el mundo quiere conocer al bebé recién nacido, pero de verdad que, a no ser que traigan comida, o colaboren en la limpieza y organización de la casa, no ayudan en absoluto. En esos momentos la prioridad tendría que haber sido mi niña, establecer la lactancia y no atender visitas que en aquellos momentos ni me apetecía recibir, porque estaba cansada, la mayoría de las veces sin haberme dado una ducha y porque necesitaba intimidad, para estar con mi bebé, para conocerla, para simplemente sacarme leche y poder dársela, porque ya en casa sí que empecé a hacerlo. Ya se sabe que con un bebé recién nacido tienes poco tiempo, pero si además el poco que tienes, y que en mi caso tenía que aprovecharlo para sacarme leche, venía una visita pues al carajo el invento. Porque no me daban las horas del día y al final siempre tenía que recurrir a la fórmula porque no había logrado suficiente leche extraída. Pedir a la gente que venga a visitaros cuando ya haya pasado un tiempo, decirle que se lo agradecéis de corazón, pero que preferís recibir visitas cuando os adaptéis un poco a la nueva situación.
  • NO ME CAMBIÉ DE PEDIATRA. Si… estoy convencida que si aquel día que yo voy a pesar a la niña en sus 8 días de vida su respuesta hubiera sido otra, su forma de manejar la situación hubiera sido diferente, hubiera intentado ver una toma, sugerirme suplementar con mi leche antes que con la fórmula, en lugar de decirme que de mis tetas no sacaba nada, que mi leche no le alimentaba o que me estaba utilizando de chupete… como me dijo, quizás hoy no estaría escribiendo esto. Creo que es una cuestión de salud pública y debería ser una obligación, que todos los pediatras y profesionales en contacto con las mamás dieran información, no basada en su opinión ni creencias populares, sino basadas en la evidencia científica. Buscar un pediatra de vuestra confianza, cuyas ideas y hacer profesional vayan en consonancia con las vuestras. Yo me arrepiento de no haberlo hecho antes, y un sinfín de despropósitos varios me han confirmado que no es la pediatra que quiero para mi niña.
  • NO ME RODEE DE BUENAS ASESORAS DE LACTANCIA. No di con el grupo de apoyo que necesitaba en esos momentos. No tuve acceso a una asesora cuando lo necesitaba. Un asesora, cuando decide serlo tiene que estar disponible para atender a un mamá cuando lo necesite. Yo iba a al grupo de semana en semana, y mientras tanto que? A la mamá tienes que orientarla y acompañarla ahora!, ya!, que es cuando te lo está pidiendo y es cuando necesita unas palabras de aliento, de apoyo… sin juzgar, sin invadir, sin dirigir, sin criticar, sin faltar el respeto. Buscar un grupo de apoyo a la lactancia en el que os sintáis cómodas y al que podáis acudir cada vez que lo necesitéis.
  • ME OBSESIONÉ CON EL PESO. Mi niña fue un bebé CIR que nació con bajo peso (tengo un post preparado contándoos esto) y eso es algo que me ha perseguido siempre. Siempre con obsesión de que cogiera peso, cada vez que íbamos a la báscula era como una evaluación para mi… ahora he logrado relajarme un poco porque veo que mi niña está bien y va creciendo bien…aunque creo que es una losa con la que cargaré siempre.
  • NO CONFIÉ EN MI CUERPO. Mi bebé no cogió suficiente peso la primera semana de vida. Eso me hizo dudar de la calidad de mi leche, de mi capacidad de amamantar, me hizo sentir mala madre…. Confiar en vuestro cuerpo, en la calidad de vuestra leche y en la capacidad de vuestro bebé de alimentarse y crecer con ella. Lo que falla no es nuestro cuerpo, es todo lo que nos rodea.
  • ME RENDÍ DEMASIADO PRONTO. En aquellos momentos, con el cansancio acumulado, las presiones del entorno, la obsesión por la ganancia de peso, las hormonas a mil por hora… todo influyó y un día decidí rendirme y optar por dar leche artificial. A partir de ahí todo empezó a fluir y empecé a disfrutar de mi niña… pero siempre me quedará la cosa que quizás me rendí demasiado pronto.

 

Y vosotras? Cometiste errores en vuestras lactancias de los que os hayáis arrepentido? ¿creéis que nos echamos demasido la culpa con todo lo que nos pasa? Realmente somos culpables? O quizás es el sistema el que no apoya las lactancias?

 

Contarme!!

Abrazos amorosos.

firma

Anuncios

18 comentarios en “10 errores que cometí en mi lactancia

  1. Mi mayor error fue el no pedir que me enseñaran lo suficientemente fuerte. En el hospital pasaron de mí, y hasta pasado un mes no encontré a una matrona que me enseñó de verdad y me hizo salir de un círculo de dolor y frustración horrible.
    La lactancia debería ser una asignatura a aprender OBLIGATORIA para todo el que vaya a ser padre. Hay tanto falso mito, que te destroza si no te sale…
    Muchas gracias por tu post!

    Le gusta a 1 persona

    • Me alegro que finalmente lo lograras!! Tienes mucha razón. Es una pena que muchos de los profesionales en contacto con las mamas no tengan formación en lactancia. Muchas veces, tu lactancia depende de ellos y de la informacion que te den. Gracias a ti por pasarte por aquí. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  2. También tuve errores y muchos, mi hijo perdió mucho peso, y claro no nació con que le sobrara que digamos, mi pediatra no me ayudaba, y tenía un pezon pequeño… un cúmulo de cosas que ahora que tengo información si utilizaría pezoneras, pero en alguna toma las iría quitando poco a poco, después como me mandaron dar suplemento por el peso, no me dijeron y como todo te lo ponían tan mal… otra vez le daré suplemento pero le iré quitando bibis y sólo pecho, en fin.. de la experiencia se aprende, y otra vez me guiaré más por mi intuición que por los demás. Mil besos.

    Le gusta a 1 persona

  3. Yo creo que también tenía muchas expectativas, la verdad es que en la mayoría de errores coincido contigo. La enfermera de la niña sólo sabía decirme “teta teta y teta, no tienes nada mejor que hacer”; mientras que el pediatra me decía “cada dos tres horas fijas”. Cada loco iba con su tema y sus leyes, y yo al final hacía un poco por instinto. En fin, todo se pasa por suerte, y si hay una próxima vez seguro que no cometeremos los mismos errores (o lo intentaremos jeje). Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  4. El error del pediatra fue el peor a los 15 dias leche de fórmula… en ese momento sentí que mi leche no servía… es muy triste… me encantan tus post un saludo desde Colombia

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Mariana! A mi me pasó lo mismo a los 8 días. Estoy convencida de que si su gestión del tema hubiera sido otra, quizás no hubiera tenido que escribir este post… Falta mucha formación entre el personal que está en contacto con las mamás… Un abrazo

      Me gusta

  5. Hola! Yo solo te diré que no te eches la culpa por no cambiar de pediatra. Yo lo he hecho. Y de enfermera también. Y tod@s son iguales. No es fácil encontrar a uno bueno en lactancia y crianza. No digo que no los haya pero será 1 entre un millón…y Carlos González ya está muy solicitado.
    Es una pena…
    A mí me costó un dolor también empezar con mi lactancia. Un dolor y un horror! Pero a día de hoy,con 7 meses de mi bebé puedo decir que tenemos una lactancia estupenda. El camino fue difícil. Pocas personas supieron ayudarme. Pero creo que soy más tozuda de lo que pensaba! 😅 Y aquí estamos…que este niño no creo que tenga mucha intención de dejar la teta pronto…😨

    Le gusta a 1 persona

    • Me alegro mucho de que lo lograras!! La verdad es que tenemos muy pocos apoyos… y los pediatras pufff lo que dices, para encontrarte uno prolactancia… es una suerte. Quiero creer que hay más Carlos González repartidos por el mundo, nos iría mucho mejor!! Gracias por pasarte por aquí. Un abrazo

      Me gusta

  6. Y tanto que cometí errores, al menos tu primer bebé tomó calostro, que mi primer bebé ni éso… Te confirmo que con los segundos hijos, para todo, te lo tomas con más calma y pierdes la vergüenza. Como decía una amiga mía, “los segundos hijos son las segundas oportunidades para hacerlo todo diferente”. Mi primer hijo fue de bibe, potitos, papillas, al año comida entera, y a los 2 años silla de pensar para las rabietas. Con mi segunda hija es de teta, blw comi entera desde los 7 meses, y para las rabietas la distraigo o intento adelantarme a ellas llevando agua, comida y juguetes en el bolso. Para otras cosas sí los he criado igual, pero en alimentación completamente distintos. Y respecto a mis sombras de lactancias, pues con el primero que nació de 37 semanas y 2kg no tenía apenas para succionar, y ahora sé que tiene un frenillo tipo 3 que me hubiese dificultado la lactancia ya que nadie lo detectó, y a pesar de intentar el pecho primero y luego jeringuillas de leche artificial durante 18 días, no lo conseguí porque mi pediatra ni mi enfermera estaban actualizados en lactancia materna, además yo ni siquiera conocía la asistencia de grupos de apoyo ni asesoras de lactancia hace 8 años. Mi inexperiencia hizo mucho, así que decidí que si conseguía un nuevo embarazo, ya desde el embarazo me informaría, y ahí mi amiga Sole fue cuando me pasó los libros de Carlos González, fui embarazada a un grupo de lactancia, y estuve buscando info en las redes sociales, como lactando.org de Murcia con su guía de lactancia y sus podcast de radio, además que en esta ocasión sí me tocó una matrona actualizada en lactancia materna y éso ayudó mucho porque yo tenía una “bella durmiente” de segunda hija, y conseguí superarlo, además de varias ingurgitaciones posteriores. Y con todo ello decidí además, donar leche materna durante unos meses. Así que sí tenía leche para mi segunda bebé y alguno más, no como con el primero que me harté de escuchar la frase “tienes teta mala” que me decía todo el mundo, ahora sé que en tiempos de nuestras abuelas era lo que les decían a ellas. Con la segunda maternidad, vienen las segundas oportunidades. Me ha encantado tu post. Muacksss

    Le gusta a 1 persona

    • Me quedo con tu frase… “los segundos hijos son las segundas oportunidades para hacerlo todo diferente”… cuanta razón tienes. Las primeras veces no son fáciles, contamos con poca ayuda, pocos referentes… gracias por tus mensajes!! Un abrazo

      Me gusta

    • Estoy aprendiendo a no hacerlo. En cada momento se toman las decisiones que mejor creemos…mejor o peor, pero con nuestras circunstancias es lo que consideramos que tenemos que hacer. Cada experiencia cuenta y nos tiene que hacer crecer y mejorar! Un abrazo.

      Me gusta

  7. Creo que, como bien dices, tiene muchísimo que ver el ambiente en el que te muevas para que todo “fluya”. Ni la gente de tu alrededor ayuda, ni como bien dicen en los comentarios, los profesionales se ponen de acuerdo…todo ello te hace sentir más insegura y sola que nunca, yo, desde que soy madre me cuestiono más que nunca, aunque piense que son los comentarios malintencionados de los demás, soy yo mi propio verdugo, un sentimiento de culpa inmenso. Luego miro a mi hija y cómo me dicen lo feliz que se le ve y todo el sufrimiento, dolor, culpabilidad, impotencia… Tienen recompensa. Ánimo mamis!!!!

    Me gusta

  8. […] No hace mucho fue la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Os dediqué un post a hablar sobre ella.  Yo fui una de las madres que estuvo twiteando #NoLactanciaxdinero a pesar de estar dando el biberón (yo también cargo con mis circunstancias y mis mochilas. Por si no habéis leído mi historia con la lactancia, pasaros por este post, por este, y por este último.) […]

    Me gusta

Si te ha gustado la entrada anímate a comentar!! :-)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s