Un cuento para aprender a decir “por favor” y mis razones para no recomendarlo.

Uno de mis principios cuando colaboro con alguna marca, hago algún post colaborativo o recomiendo algún producto, es que mis valores han de ir en consonancia lo que escribo. Jamás recomendaré algún producto que yo no utilizaría o algo en lo que no creo. Y si tengo que dar mi opinión lo haré, siendo 100% sincera. Y me temo que este es un post en el que voy a serlo, a pesar que a las autoras del libro no creo que les guste mucho mi opinión.

Esta semana, gracias a boolino os traigo la reseña de un nuevo libro Lucía y Valentín aprender a decir por favor.  Su autoras son Mireia Augé y Lidia Oliveras.

El libro pertenece a la colección Buenas Maneras, de la editorial  Mediterránia, la cual incluye títulos como.

  • Lucia y Valentín aprender a estar en silencio
  • Lucía y Valentía aprenden a decir perdón
  • Lucía y Valentín aprenden a no decir malas palabras
  • Lucía y Valentín aprenden a no hacer bulling
  • Lucía y Valentín aprenden a decir Felicidades.

La colección tiene el objetivo de enseñar a los más pequeños que la cortesía es necesaria para la buena convivencia, y que implica respeto, amabilidad y tolerancia hacia los demás.

La historia…

La mamá de Valentín va a hacer la compra al mercado. Valentín y su amiga Lucía serán los encargados de colaborar con ella en la tarea.

 A lo largo de su recorrido por el mercado, se les van planteando diferentes situaciones en las que tendrán que tendrán que pedir bananas, una barra de pan, un kilo de pescado…”Por Favor”. 

Lucía y Valentín piden las cosas en la pescadería, la carnicería, la panadería… pero Valentín se da cuenta de un detalle. Las vendedoras no le responden de la misma forma que a Valentina. A ella le responden amablemente y le responden con piropos como guapísima, educada, princesa….

¿Por qué será?

Valentina pide las cosas, no solo con respecto y amabilidad como él creía que había que hacer. Si no que también las pide “por favor”.  Así que…

Frente al Quiosco de diarios, Valentín pregunta al vendedor si puede darle un periódico “Por favor”, a lo que le responden con un Muuuuáaa de campeón

Y así es como Valentín aprende que hay que pedir las cosas “Por Favor”.

Guía didáctica para madres y padres

El libro finaliza con una guía didáctica para padres y madres en la que se dan una serie de consejos y orientaciones para trabajar el cuento y enseñar “buenos modales” a los niños y niñas.

Mi opinión sobre el cuento

Ser respetuosos y amables con los demás es fundamental si queremos que a nosotros también nos respeten. Es una norma de cortesía que contribuye a crear espacios y entornos más respetuosos.

Como madres y padres, queremos que nuestros hijos, el día de mañana, sean amables con los demás,  que empaticen con la otra persona, que sean capaces de identificar sus necesidades, y que sean personas cívicas y respetuosas con ellos mismos y con los demás.

No dudo que transmitir esta idea, es el cometido de las autoras con este cuento.

Además los cuentos son una excelente herramienta para trasmitir valores y mostrar personajes cercanos con los que los niños puedan sentirse identificados.

Pero mi opinión personal es que este cuento en cuestión, no es una buena elección, o al menos yo, no se lo leería a mi hija. Y no lo haría por una serie de razones.

Se basa en métodos conductistas de castigos y recompensas.

Pedir las cosas por favor, dar las gracias, pedir disculpas… son valores y normas sociales de cortesía, que o se interiorizan, o si no salen de la persona, no tienen ningún sentido. Cuando su uso está mediado por la existencia o no de una recompensa externa (castigo, premio, sonrisa, una piruleta… ) el niño o niña no está interiorizando su valor. Está actuando para conseguir- evitar esa recompensa. No porque realmente aprenda que dar las gracias, pedir disculpas cuando nos equivocamos es una norma social de cortesía y respeto hacia el otro. Y eso, podemos llamarlo como queramos, pero es manipulación. Nuestra atención y cariño hacia el niño, jamás debería estar condicionado a su comportamiento.

En el libro se hace uso del elogio,  cuando la forma de pedir las cosas es la que el adulto desea, o del castigo, en forma de rechazo y malas contestaciones,  como forma de lograr que los niños pidan las cosas por favor. Si nuestra intención es que aprendan el verdadero valor de pedir las cosas por favor,  dando un premio (beso) o un castigo (te respondo mal) no lo estamos logrando en absoluto.

En las situaciones que se plantean en el cuento, Valentín pide las cosas por favor para lograr el reconocimiento del adulto, no porque  haya interiorizado el valor social del “por favor”. Su conducta está siendo reforzada por algo externo y no por algo intrínseco.  A corto plazo puede que logremos nuestro objetivo. Como vemos en el cuento, finalmente Valentín pide las cosas por favor, pero lo hace para lograr el reconocimiento adulto.

¿Qué pasará cuando desaparezca la recompensa social?. Pedir las cosas por favor para dejarán de tener sentido, porque no ha interiorizado su verdadero valor. Los niños dicen “POR FAVOR”  Únicamente para obtener el premio o evitar el castigo.

Además utiliza halagos muy poco naturales. La forma de dirigirse a los niños es muy forzada, entiendo que para enfatizar la conducta deseada, pero los niños no son tontos. Y resulta muy poco creíbles.

 No tiene en cuenta el ritmo evolutivo de los niños.

Una de las recomendaciones que se dan en la guía didáctica para padres, es que hay que ayudar a los niños a comprender que es lo que esperamos de ellos cuando están en sociedad. Creo que lo único que deberíamos esperar de los niños es que se comporten como niños, y no pedirle cosas que quizás por una cuestión madurativa aún no están preparados para hacer. Eso implica que a veces se olvidarán de dar las gracias, saludar o pedir las cosas por favor… porque están APRENDIENDO.

En el libro recomiendan que no hay que gritarles, ni hacerles pasar vergüenza, pero que con palabras llenas de amor y ternura hay que decirles cómo han de comportarse en cada situación. Creo que de forma edulcorada o no, implica ejercer control sobre la conducta de los niños y de dejarles claro quién manda. Una vez más los niños aprenderán a “portarse bien” para evitar el enfado de papá o mamá o el castigo, no porque interioricen el valor en cuestión. Eso lo lograrán con el tiempo y con nuestro ejemplo.

Ignora y reprime las emociones de los niños.

Otra de las recomendaciones para  los padres es que las rabietas han de ser ignoradas, para que no vuelvan a producirse. Eso sí, hay que hacerlo con ternura y buen humor. Con esta indicación me sobra y basta para no recomendar el cuento.  El tema rabietas da para hablar largo y tendido y no es el momento ni el post adecuado. Pero ignorar el berrinche NO es la forma más eficaz de evitar que un comportamiento se vuelva a producir. Quizás la más rápida, la más cómoda para el adulto, la más inmediata en cuanto a resultado. Pero NO la más respetuosa con el niño. Y por supuesto, no la más sana. Porque lo único que logramos ignorando una rabieta, es obviar las necesidades del niño, no indagar en el porqué de su conducta, transmitirle la idea de que no nos importa lo que siete y que su rabia no es legítima.

Es  un cuento que transmite estereotipos sexista.

Hace poco ha sido el día Internacional de la Mujer. Escribí un artículo  en el que hablaba de nuestro papel como madres y padres en la igualdad de género y sobre la importancia de transmitir valores igualitarios a nuestros peques. De ahí la necesidad de seleccionar bien las películas, los cuentos que les leemos. Es fundamental para erradicar la transmisión de estereotipos sexistas.

No deberíamos leer a nuestros hijos cuentos en los que las niñas sean dulces, educadas, guapas, tratadas con delicadeza y los niños sean campeones y tratados con rudeza. Y mi parecer, este cuento lo hace.

Pero no todo es negativo…

Las ilustraciones del cuento son de Ángel Sauret y son muy coloridas y divertidas. Me han gustado mucho.

Además hay un consejo para padres con el que sí estoy de acuerdo: la importancia del ejemplo.  Los niños y niñas aprenden por imitación. Si nuestros ejemplos son positivos, nos ven dar las gracias, pedir las cosas por favor, saludar, agradecer, disculparnos… ellos lo harán igual. Y lo mejor, lo harán sin que necesitemos recurrir al chantaje, a los premios, a los castigos y  sin obligarles. Cuando verdaderamente estén preparados, cuando su desarrollo evolutivo les permita empatizar con el otro y comprender las normas de cortesía, tal y como las entendemos los adultos, lo harán si nos ven hacerlo.

Hay una frase que creo resume lo que digo a la perfección.

“La palabra convence, el ejemplo arrastra.  No te preocupes porque tus hijos no te escuchan, te observan todo el día”

Madre Teresa de Calcuta.

Así que si quieres que tu hijo aprenda a pedir las cosas por favor… empieza por hacerlo tú!

Es un libro que no me ha gustado y que no recomendaría. Es mi opinión, y estaré encantada de escuchar la vuestra, si lo habéis leído!

Si quereis más información sobre él podéis encontrarla en el siguiente enlace!

http://www.boolino.es/es/libros-cuentos/lucia-y-valentin-aprenden-a-decir-por-favor/

Gracias por estar ahí!

Ana Isa ❤

Una nueva generación de papás ha venido para quedarse

El papel de los papás en la crianza ha cambiado mucho. Sus roles se van alejando cada vez más de estereotipos, que se ha perpetuado de generación en generación, en las que la crianza y los cuidados eran responsabilidad exclusiva de las mujeres. Ni por asomo mi padre colaboraba con mi madre en las diferentes tareas de crianza, como lo hace ahora Papá Little. Y ya no hablamos ya de mis abuelos.

Aún así, hay cosas que, a día de hoy, y por una cuestión biológica, siguen siendo – o deberían seguir siendo- exclusivas de las mamás, como la lactancia o el piel con piel. Sobre todo durante los primeros meses de vida. Ya que el bebé con quien necesita estar fusionado es con el cuerpo de la mamá. Es su hábitat natural, después del útero materno.

El papel del papá en la crianza.

El papá tiene una función clave en la crianza. Su papel principal es hacer de TRIBU, a veces la única que tenemos, y facilitar que la función biológica pueda realizarse. Es decir, que la mamá pueda estar con el bebé esos primeros meses casi de forma exclusiva, porque es con quien necesita estar. Pero para que esto pueda ocurrir, necesitamos que alguien haga la comida, limpie la casa, haga la compra… y ahí es donde entra el papá. Por supuesto también puede – y debe- colaborar en otras tareas de cuidado del bebé, que también son su responsabilidad, como puede ser la hora del baño o el cambio de pañales.

Y precisamente por esto, la marca Dodot ha lanzado unos nuevos pañales pensando en esta generación de papás que cada vez están más implicados en la crianza. En su presentación, han mostrado los resultados de un estudio sobre paternidad que han realizado mediante encuestas on line a papás con hijos entre 0 y 4 años.

Algunos datos significativos que muestra el estudio son que

  • el 85% de papás cambian el pañal habitualmente
  • el 83% juega con sus hijos a diario
  • el 62% acuesta a sus hijos a diarios
  • el 54% les gustaría pasar más tiempo con sus hijos
  • el 40% concilia su vida laboral y la paternidad adecuadamente. Datos que nos muestra la necesidad de seguir trabajando por que la conciliación sea una realidad, el menos en la franja de edad de 0 a 3.
  • 3 de cada 4 padres consideran que actualmente están más implicados que lo estuvieron sus padres.

En nuestro caso, ambos colaboramos en la crianza. Siempre hemos tenido claro que era una cosa de dos y responsabilidad de ambos. Con el tema pañales, es una tarea que realizamos indistintamente. Últimamente incluso diría que, cuando estamos los dos en casa, hacemos los cambios juntos, porque estamos en la fase de que a mi bebé no le gusta mucho cambio de pañal… en este post te di algunos truquitos que pueden funcionar si tu bebé también se resiste al cambio de pañal.

Sello de calidad Madresfera

Gracias a Madresfera y a Dodot, hemos tenido la gran suerte de ser uno de los blogs elegidos para probar esta nueva gama de pañales. Nos han mandado una mochila con todo lo que un papá necesitaría para cambiar un pañal, incluye el paquete de toallitas y de pañales. Sin duda la mochila para guardarlo todo es lo mejor 🙂

Probamos los pañales

Al principio tenía mis reticencias con la marca. Había probado otros pañales y no me habían gustado mucho, porque se hinchaban mucho con el pipí y desprendían un olor que no me resultada agradable. Pero con toda sinceridad, los nuevos pañales con tres tubos absorbentes me han gustado mucho!!

  • Con sus tres tubos de absorción, el pipí se reparte por todo el pañal, por lo que no cuelga.
  • Cuentan con microperlas absorbentes que evitan que la humedad retorne a la superficie. 
  • Su textura es muy suave y su grosor es mínimo, lo que sin duda, es un punto a favor para la comodidad del bebé.
  • Y lo mejor… nada de olores!! Esta era una de las cosas que no me gustaban de otros pañales de esta misma marca.
  • Con respecto a la talla, estamos utilizando la 4. Si que he notado que van un poco justos y una más no le vendría nada mal. Por lo que la correspondencia talla-peso no es muy ajustada.

La valoración general de los pañales es buena.

Con respecto a  la campaña de #papasdodot, creo que está genial que los papás se impliquen más en la crianza, y se evidencie a través de estudios y demás. Pero – y a ver como digo esto sin que nadie se me ofenda- creo que hay que tener cuidado en no caer en el ensalzamiento excesivo, cuando un papá se hace cargo de una cuestión relacionada con la crianza. No deberíamos darle importancia a que un papá cambie pañales, vaya al pediatra, acompañe en la comida, juegue, se pida una excedencia… así como no se la damos a que lo haga una madre, y damos por echo que lo tiene que hacer. Todos deberíamos entender que que es su responsabilidad hacerlo, porque está criando, igual que lo hacemos las madres. ¿Qué opináis de esto?

¿Habéis probado los pañales? ¿Qué os han parecido?

STEPSLIFE. Una app que guarda los recuerdos de tu bebé. (CON SORTEO)

Si tuvieras que quedarte con el recuerdo de un momento especial de la vida de tu bebé ¿Cuál sería?.

Seguro que me dirías que es imposible elegir sólo uno. Cada cuál tiene su esencia, es especial en sí mismo, y sería muy difícil elegir. Empezando por el embarazo, la barriguita creciendo, los primeros movimientos, el parto, la primera foto que le hicimos, momentos de lactancia, ratitos de sueño, los primeros gorjeos, sus primeros pasos, instantes en familia… son tantos que podríamos pasarnos el día recordando ¿verdad?

¿Te imaginas poder conservar todos esos recuerdos en un cápsula del tiempo, donde permanezcan intactos, pese al paso de los años?

Y lo mejor…

¿Poder regalárselos a tu bebé cuando sea mayor y revivir junto a él o ella todos esos momentos y emociones vividas?

Seria un regalo precioso verdad. Porque sí, ahora hacemos miles de fotos, grabamos miles de vídeos, que algún día le enseñaremos, pero… Que levante la mano quien tiene todo organizado por fechas, con anotaciones que recuerden la anécdota de la foto, lo que sentíamos, lo que pensábamos, etc. Porque al final, la foto queda, pero el recuerdo del momento, las emociones que sentimos… eso se borra con el tiempo, a no ser que lo escribamos.

¿Y si te digo que he conocido una aplicación que hace todo esto y más?!!

logo-long-lightback-pngLeer más »

Hazlo tu misma: El bote divertido

Seguimos con las colaboraciones con Amanda y Mireia del blog Iammamas. Para esta ocasión nos traen un sencillo “Hazlo tú misma” para que preparéis un material para vuestros peques. Os dejo con ellas.

Yo lo he bautizado como El Bote divertido, un nombre tan sencillo e intuitivo como el propio tutorial, jaja.

Este material tan sencillo se puede utilizar desde los 5 meses, que es cuando los peques comienzan a tener mayor control de su psicomotricidad fina y coordinación óculo manual.

Además a partir de esta etapa, los peques ya comienzan a agarrar objetos con sus manos.

Leer más »

Un reto con el Arcoiris Grimms #30Dias30Formas

Me encantan los retos y cuando vi este en el blog de Monetes, no pude resistirme a hacerlo. Nos encanta el arcoíris Grimms!

Ha sido uno de nuestros regalos estrella de Navidad. Lo compramos en Mami Natura, pero si te interesa es fácil encontrarlo on line.

Aparentemente es un juguete que lo ves y dices, ¿Qué hago con él? Pero justo ahí es donde esconde todo su potencial. Tiene tantas posibilidades como la imaginación del niño lo permita. Otro día os hablaré más detenidamente de él, de sus materiales, todas las habilidades que desarrolla y porqué creo que es el juguete perfecto!!

Leer más »

Mi bebé no quiere cambiarse el pañal ¿Qué hago?

Tras mucho tiempo sin aparecer por aquí, vuelvo al blog compartiendo contigo el artículo que publiqué ayer en Engumama , que por si no lo sabes, es mi proyecto profesional de maternidad, en el que acompaño a mamás en su maternidad y crianza, en la etapa de 0 a 3 años. Este es el principal motivo por el que no me veis el pelo por aquí 😦

Estamos en plena crisis de cambio de pañal. Cada vez que lo intentamos mi bebé se resiste, se pone a patalear, se retuerce, empieza a gatear encima del cambiador…

Me negaba a que el cambio de pañal, algo que tenemos que hacer unas cuantas veces al cabo del día, se convirtiera en una constante lucha de poder entre ambas. No me parecía nada respetuoso para con ella. Es por eso que empezó mi investigación del porqué se producía esto y qué podíamos hacer para sobrellevar la situación de la forma más respetuosa posible!

Esto es lo bueno de la maternidad, que nos permite crecer cada día, a la par que criamos, revisarnos,  aprender,  replantearnos las cosas, en definitiva, mejorar cada día!

Ayer el artículo se compartió muchas veces en las redes y tuvo mucho alcance. Recibí muchos comentarios de mamas que se encontraban en la misma situación, lo que confirma que es algo más común de lo que nos parece. Es por eso que he pensado que quizás te gustaría leerlo, por si tú también estás pasando por lo mismo.

En el post te cuento qué cosas nos están funcionando y te doy  algunas ideas para que el cambio del pañal no se convierta en una lucha de poder entre el bebé y el adulto. En la que con toda seguridad, el bebé es el que pierde.

Espero que te guste!!

Mi bebé no quiere cambiarse el pañal ¿Qué hago?

Nominada Premios Madresfera

Lo cierto es que hace un montón que no paso por aquí… desde que empecé el año no saco tiempo si quiera para organizarme. Las horas del día se me van y no consigo sacar un ratito para el blog. Ahora tengo todos mis recursos puestos en Engumama, mi proyecto profesional de maternidad, que está creciendo cada día más… Pero este blog es es mi corazoncito, mi cachito… y me duele tenerlo abandonado… Tengo más presencia en Instagram, porque me resulta más fácil escribir desde el móvil, pero lo cierto es que tengo un montón de temas en el tintero sobre los que hablaros… y me apetece mucho hacerlo.

Volveré, pero lo haré a mi ritmo, sin presiones ni obligaciones. Eso si… donde seguro me veis todas las semanas, cada miércoles, con un nuevo post es en Engumama. Pasaros por allí!

Pero yo a lo que venía hoy es a daros las gracias!!

Leer más »